actualizado el
20/10/14

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 recomendá el sitio
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Alemania y sus ciudades
La República Federal de Alemania está en el corazón de Europa. Limita con nueve países: Dinamarca al Norte, los Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y Francia en el Oeste, Suiza y Austria en el Sur y la República Checa y Polonia al Este.

Políticamente está dividida en 16 estados federales, las llamadas Länder. El territorio del estado alemán tiene una extensión de 357 mil km2. La mayor distancia de Norte a Sur es de 876 km en línea recta, y de oeste a Este de 640 km. Los pueblos extremos son List en la isla de Sylt en el Norte, Deschka en Sajonia al Este, Oberstdorf en Baviera al Sur y Selfkant (Renania del Norte-Westfalia) en el Oeste. Las fronteras de la República Federal de Alemania tienen una longitud total de 3758 km.

Una buena forma de conocer el país consiste en elegir las grandes ciudades como base de operaciones y desde allí recorrer las zonas circundantes. A continuación presentamos una breve descripción de cada una de ellas para que tenga una idea de los que puede encontrar en las mismas.

Berlín. La capital de Alemania es un crisol internacional. En el paseo central, el Kurfürstendamm, conocido por sus habitantes como "Kudamm", se hablan todos los idiomas europeos. Cada año, el segundo sábado del mes de julio se celebra la famosa Loveparade en la que se reúnen cientos de miles de jóvenes en las calles de Berlín bailando, cantando, bebiendo y … festejando.
Desde 1999 Berlín es la sede del gobierno alemán. El edificio del Reichstag se ha reconstruido para albergar el edificio del parlamento.

Munich. La capital sureña del estado federal de Baviera es famosa por su calidad de vida. En verano la gente se reúne en los míticos "Biergarten" (jardines de cerveza) para disfrutar en grupo. Por las noches es posible ver mucha gente recorriendo el antiguo barrio de artistas de Schwabing.

Parroquianos y turistas frecuentan los bares cercanos a la plaza Münchner Freiheit, gente joven y los últimos modelos de coches caros que transitan lentamente por la calle Leopoldstraße, son el escenario habitual de la noche.

La fiesta más conocida de Munich, la Oktoberfest (fiesta de la cerveza), empieza la última semana de septiembre. Desde Munich resulta muy conveniente recorrer los Alpes o visitar los famosos castillos del antiguo rey Ludwig de Baviera.

Hamburgo. En la ciudad norteña cerca del Mar del Norte todo sigue un ritmo algo más tranquilo. Hamburgo debe su bienestar económico a su larga tradición de ciudad comercial y portuaria. Es la ciudad más verde de Alemania. Los parques y jardines ocupan el 13% de la superficie de la ciudad, los terrenos protegidos alcanzan otro 23%, y las reservas naturales un 6%.

Los alrededores de la ciudad te ofrecen zonas agradables de excursión: el río Elba, las landas de Lüneburg (Lüneburger Heide), los lagos en Holstein y Mecklenburg y las playas del 
Mar del Norte y del Mar Báltico.

Colonia. La más vieja entre las ciudades grandes de Alemania, fue fundada por los romanos hace 2.000 años, ofrece un frondoso capital histórico. Una buena época para visitar Colonia es durante el fin de semana del carnaval (habitualmente a finales de febrero o principios de marzo), en la que todos se divierten intensamente bailando, bebiendo y olvidándose de las reglas de la vida burguesa.

Dresden. La capital del estado federal de Sajonia cuenta con varios de los edificios más antiguos de Alemania. Está situada en la antigua RDA (Alemania del este) y todavía está en reconstrucción. Saliendo de Dresden es posible hacer excursiones al Erzgebirge (los Montes Metálicos) con sus manufacturas de artículos de madera conocidas a nivel mundial.

Rothenburg ob der Tauber. La pequeña ciudad de sólo 12.000 habitantes recibe más de medio millón de turistas de todo el mundo al año. Probablemente, es el pueblo más pintoresco de Alemania con sus casas de fachadas entramadas. Se recomienda visitar Rothenburg fuera de la temporada alta, si uno quiere pasar unos días tranquilos en un entorno de encanto burgués.

Fuente: Oficina de Turismo de Alemania


(click en las fotos)