actualizado el
08/09/14

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 recomendá el sitio
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Estocolmo, una maravilla en el Báltico

A veces, a una le acomete el sueño de escapar hacia una isla en la que poder tenderse despreocupadamente sobre la arena caliente o las rocas planas, mientras la brisa del mar refresca, suavemente, el ambiente y en la lejanía se oye el discreto ronroneo de ligeras embarcaciones cuyo paso origina pequeñas olas que acaban muriendo en la playa. Casi siempre, este sueño se asocia con lugares como el Mediterráneo, el Caribe u otros parajes tropicales, de manera que cuando digo que eso se puede encontrar, también, en Suecia, en las normalmente frías aguas del Báltico, mucha gente piensa que estoy bromeando.

Pues no, Suecia ofrece mucho mas que esculturales bellezas rubias y precios elevados, aunque parezca que, a veces, los suecos no aprecien demasiado que haya gente que quiera conocer su país. Y una de esas maravillas apenas conocidas fuera de Suecia son las 24 mil islas que integran el archipiélago de Estocolmo. Durante el breve pero espléndido verano sueco, ese laberinto de islas e islotes resulta un terreno de incomparable para quienes les gusta estar en contacto con la naturaleza.

Los veranos de Estocolmo son mas cálidos de lo que uno podría imaginar y duran poco, desde mediados de junio hasta mediados de agosto. Durante esos dos meses escasos, la ciudad, una de las mas bellas del mundo, aprovecha plenamente el hecho de levantarse sobre varias islas situadas entre el lago Mälaren y el archipiélago que da acceso al mar Báltico. Pocas ciudades ofrecen tantas oportunidades para disfrutar de las actividades al aire libre y sus habitantes, conscientes de la brevedad de la bonanza, las aprovechan al máximo.

Si elegimos la dirección oeste, hacia el agua dulce, son numerosos los cruceros que diariamente visitan las preciosas orillas del lago Mälaren, con especial atención para los lugares históricos, como el asentamiento vikingo de Birka. Pero lo que realmente vale la pena es la oportunidad que el verano ofrece de dirigirse hacia el este, hacia el agua salada, para explorar las bellezas ocultas del archipiélago.

Hay islas de todos los tamaños y para todos los gustos. Desde pequeños islotes pelados hasta grandes extensiones, cubiertas por una frondosa vegetación y pobladas de manera estable. Algunas no tienen ningún tipo de atractivo, en otras se mantiene el modo de vida tradicional, basado en la ganadería y la pesca, mientras que unas pocas se han convertido en auténticos centros turísticos y un número considerable de ellas son reservas protegidas.

El archipiélago está, como quien dice, a las mismas puertas de Estocolmo, de manera que no resulta extraño que muchos habitantes de la ciudad tengan ahí sus residencias de fin de semana o veraneo. Otros, en cambio, prefieren tener una pequeña embarcación, normalmente a vela, con la que navegar por el laberinto de islas y echar el ancla donde mejor les parezca.

Y el turista ? Cómo puede acceder al archipiélago ? Pues hay varios sistemas. Obviamente, todas las islas son accesibles por mar, pero sólo algunas cuentan con servicio regular de ferrys. Unas cuantas, pocas, están unidas al continente por una red de puentes, de manera que también puede llegarse a ellas en coche. Pero lo bueno, lo que realmente vale la pena, es moverse por el archipiélago a bordo de un velero, con la autonomía y la libertad que otorga ese medio de transporte.

Echar un vistazo a todas las islas del archipiélago es casi imposible y, además, si lo hiciéramos, tampoco podríamos contarlo en estas líneas. Así que vamos a escoger una, la isla de Utö, situada en el extremo sur del archipiélago, a unas tres horas de navegación de Estocolmo. El simple viaje hasta Utö es, ya, todo un espectáculo.

Canales anchos, canales estrechos, puertos naturales sabiamente aprovechados, islas yermas y, sobre todo, los "torp", esas características casitas de madera pintadas, casi todas ellas, de rojo oscuro y blanco. Algunas islitas son tan pequeñas que apenas ofrecen espacio para que un único "torp" se alce, desafiante, sobre sus peladas rocas.

Una vez en Utö, sucede lo que decíamos al principio de esta nota. Mientras recorremos la isla en bicicleta, parece mentira que estemos en el mar Báltico. Desde la ensenada donde está el pequeño puerto hasta múltiples rincones bañados por el caliente sol estival, resulta fácil pensar que nos encontramos en cualquier islita tropical ... salvo por las diferencias en la vegetación.

Encontramos multitud de rincones solitarios, en los que uno puede bañarse al abrigo de miradas indiscretas, todo bajo la característica vigilancia del molino de viento que se alza en la parte mas elevada de la isla y que, durante mucho tiempo, sirvió de referencia para marinos y navegantes.

Cuando llega la hora de comer, nos dirigimos a los pequeños establecimientos que hay junto al puerto. Como estamos en Suecia, nos inclinamos por pescado ahumado y, como no, también comemos unos deliciosos arenques. Todo eso aderezado con pan recién hecho y unas buenas cervezas frescas y nos sentimos como en la gloria.

Vamos ahora con los consejos prácticos. La principal compañía que opera en el archipiélago es la Waxholmsbolaget, cuyas embarcaciones salen del mismísimo corazón de Estocolmo, en los muelles que hay frente a Nybroplan. Hay excursiones de medio día y de día entero y, para quienes tengan mayores ambiciones o mas tiempo, se puede obtener un abono válido para 16 días.

La mayoría de las islas habitadas cuentan con albergues juveniles, que suelen ser los mejores alojamientos, aunque conviene reservar, y también suele ser posible acampar por tiempo prolongado. Las embajadas suecas esparcidas por todo el mundo no suelen facilitar mucha información turística pero, una vez en Estocolmo, la mayoría de datos, reservas y billetes pueden obtenerse con una visita a la Sverigehuset (en Hamngatan 27), frente a los conocidos almacenes NK, junto al Kungsträdgarden. Buen viaje.

Autor: Elena S. Persson. Fuente: Revista Ulises


(click en las fotos)