actualizado el
20/10/14

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 recomendá el sitio
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Llanuras y colinas de Lituania

En el siglo XV, Lituania era, unido a Polonia, el país más grande de Europa, abarcando desde el Báltico al Mar Negro. Actualmente su población es de alrededor de 4 millones y su superficie de 64.000 km cuadrados, está cubierta por llanuras, colinas, bosques y pequeños lagos.

Su idioma tiene raíces bálticas muy antiguas e incluye muchos términos eslavos, producto de cuatrocientos años de unión con Polonia. Integrada a Rusia durante mucho tiempo, recuperó finalmente su independencia en 1990.

Lituania es un país pequeño y fácil de ver. Tanto desde Vilnius como de Kaunas, dispone de un buen servicio de autobús con destino a todas las localidades importantes. La bicicleta es otro medio muy conveniente para conocer el país y hacer ejercicio a la vez, ya que las distancias son relativamente cortas.

Vilnius, con 600.000 habitantes es su capital. Catalogada recientemente como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, tiene una rica historia que se remonta a principios del siglo XIV.

Durante los años de esplendor del renacimiento polaco, siglos XVI y XVII, se construyeron hermosos palacios y numerosos iglesias. La iglesia de St. Anne, construida en ese período, es un buen ejemplo del estilo gótico de Europa oriental. St. Nicholas entre las más antiguas y Sts. Peter & Paul por su bello interior barroco, destacan entre las demás.

Vilnius es una ciudad pequeña, por lo que es ideal para conocerla a pie. Se puede comenzar con una vista panorámica desde la cima del castillo y luego descender caminado hasta la Catedral. Luego pasar por el Museo del Ambar, la iglesia de St. Michael, la de St. Francis y Bernard. Probablemente vea la Universidad, fundada en 1579.

Si continua bajando, tendrá oportunidad de ver St. John, algunos viejos palacios transformados en museos, como el Radvilas y el Chodkeviciai, con importantes colecciones de retratos y otros objetos históricos. Hay muchas más iglesias, tanto católicas, como protestantes y ortodoxas. Otrora con una fuerte comunidad judía y más de cien sinagogas, hoy viven menos de cinco mil miembros de esta religión.

La ciudad de Kaunas, la segunda en importancia, a pesar de no tener la riqueza arquitectónica de Vilnius, posee varias construcciones de gran valor histórico. La Catedral del siglo XV, el Museo de Arte Ciurlionis, que alberga una importante colección de arte popular lituano, el Museo del Diablo, con piezas de todas partes del mundo, y no podemos olvidar al Monasterio Pazaislis, en las afueras de la ciudad.

La mejor época para visitar Lituania es en verano (julio a septiembre), ya que podrá disfrutar mucho más del campo y de la costa. El Curonian Spit es una península larga, estrecha y cubierta de arena que separa la laguna del Mar Báltico. Ofrece hermosas playas doradas y dunas "vivientes" de arena. La mayoría de esta zona es un Parque Nacional, y partiendo desde el puerto Klajpeda, en la desembocadura del Neman, podrá descubrir gran parte de las bellezas naturales del país.

Hay otros cuatro Parques Nacionales, que preservan áreas de bosques, lagos y ciertos aspectos de la cultura étnica de Lituania, o también si lo prefiere puede disfrutar de las aguas termales de Druskininkai.

Si ya comenzó a planear su viaje a Lituania, tenga en cuenta que puede acceder fácilmente en tren desde cualquier capital europea, o en avión vía: Frankfurt, Helsinki, Copenhague, Londres o Varsovia.

Autor: Elena S. Persson. Fuente: Revista Ulises


(click en las fotos)