actualizado el
20/11/17

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Imágenes y sonidos de Louisiana

Louisiana es un estado fascinante, de cultura criolla y cajún, con antiguas plantaciones, elegantes mansiones, ensenadas con musgo negro colgando de frondosos robles y cipreses, sinuosas carreteras y además, por supuesto, New Orleans, cuna del jazz de Dixieland y centro gastronómico del sur.

Gran parte de Louisiana está matizada con la cultura y la lengua francesas, aunque han pasado casi dos siglos desde que Napoleón Bonaparte vendiera estos territorios a los Estados Unidos. Los residentes de habla francesa se clasifican en dos grupos: los criollos, que habitan principalmente New Orleans y los cajúns, que viven en la región pantanosa.

A través de todo el estado fluye el Old Man River, el poderoso río Mississippi, que ha configurado la historia de Louisiana y sigue siendo una fuerza vital en la vida del estado.
Louisiana tiende a ser húmeda la mayor parte del año, con cálidos veranos (alcanza los 32°) e inviernos frescos (baja a unos 18°). Tiene una geografía baja, con colinas cubiertas de pinos, en el norte, y llanuras y pantanos aluviales en el sur.

La navegación y la pesca son actividades muy populares gracias a su litoral marítimo y a sus abundantes ríos, lagos y ensenadas. Es factible contratar excursiones de pesca en la mayoría de los puertos pequeños del Golfo de México, y la variedad de especies deportivas no lo decepcionarán.

New Orleans, principal acceso a la gran vía fluvial del Río Mississippi, que ha dado vida al comercio en el interior del país, es el resultado de una rica mezcla de culturas y la ciudad ideal para quienes buscan entretenimiento y buena mesa. Su posición estratégica hizo que fuera muy codiciada por españoles, franceses, británicos y norteamericanos.

El Vieux Carré, como se conoce al Barrio Francés, con sus angostas calles, sus históricos edificios, los jardines y filigranas de hierro forjado de sus patios, caracterizan a New Orleans. Aquí, en una zona de 70 calles a la orilla del río, encontrará Bourbon Street, con sus cabarets y clubes de jazz, algunos de los mejores restaurantes de la ciudad, excelentes museos, tiendas, hoteles y mucha historia.

Levántese temprano y pasee por sus calles, cuando las primeras luces de la mañana acentúan el relieve de las fachadas de los viejos edificios. Deténgase a disfrutar una taza del famoso café con chicoria y beignets en el histórico French Market, a la orilla del río. Vea las obras de artistas callejeros en Jackson Square y visite después la antigua y bella Catedral de San Luis (1794). Aunque se llame Barrio Francés, su arquitectura es legado de la ocupación española, lo cual se evidencia en los edificios Pontalba, el Cabildo, el Presbiterio y otras construcciones que rodean la plaza.

En este distrito encontrará la pintoresca taberna Old Absinthe House (siglo XVIII), el Museo Estatal de Louisiana, que ocupa varias construcciones históricas, y el Moon Walk, un paseo elevado a lo largo de la ribera. De aquí zarpan los barcos (algunos con rueda de paletas) que hacen excursiones por el Mississippi.

El Acuario de las Américas tiene una completa exhibición de vida marina y un túnel transparente que le hará sentir como si estuviera bajo el agua.

Suba al antiguo tranvía St. Charles para hacer un recorrido por el Garden District, y vea sus elegantes casas antiguas, o visite el zoológico localizado en el Parque Audubon, célebre por su sección de aves tropicales, o acérquese hasta el Museo de Arte de New Orleans, notable por sus colecciones de cristal, huevos Fabergé y arte renacentista.

El lugar distinguido que ocupa New Orleans en el mundo gastronómico se debe principalmente a las delicias de la cocina criolla, feliz combinación de cocina francesa y española, enriquecida con especias y el sazón de recetas africanas y de los indios choctaw y de las tribus del oeste.

Un plato favorito, el jambalaya, es un aromático cocido de arroz con camarones, carne de cangrejo, ostiones, tomate y jamón o salchichas. Otras recetas criollas muy apreciadas son: filete gumbo, tarta de langostinos, bouillabaisse, café brulet, sopa de quimbombó y beignets para el desayuno, es decir, donas cuadradas sin agujero.

Camine por el Barrio Francés y escuchará los conmovedores acentos del jazz de New Orleans, que inundan el ambiente. El Preservation Hall podrá disfrutar del jazz tradicional interpretado por algunos de los músicos más viejos y respetados del género.

El Carnaval es la celebración más importante de la ciudad, durante su transcurso toda la ciudad se entrega a un frenético climax de excitación, con desfiles de disfraces, festivales, espléndidas fiestas privadas, música y bailes públicos.

Hacia el norte de New Orleans, siguiendo el curso del Mississippi, la carretera Great River conduce a Baton Rouge, capital del estado, y a algunas de las casas mejor conservadas de las plantaciones sureñas de la época anterior a la Guerra Civil. De New Orleans y Baton Rouge salen autobuses turísticos comerciales que recorren las plantaciones.

En el lado norte del río está la plantación San Francisco, con sus fachadas ornamentadas. Deténgase en la plantación Mount Hope en Baton Rouge, construida en 1817 y rodeada de elegantes jardines. El pequeño St. Francisville es un museo viviente lleno de construcciones anteriores a la Guerra Civil. Acuda al Museo Histórico West Faliciana o visite la fastuosa mansión Rosedown.

Los cajún, acadios que emigraron de la Nova Scotia canadiense, se establecieron en el oeste de Louisiana y allí desarrollaron una cultura única. Esta es una región fascinante, de alegre música cajún, bailes y canciones. Encontrará cultura cajún en Lafayette, New Iberia, St. Martinsville y Opelousas.

Autor: Gustavo Gentimessa


(click en las fotos)