actualizado el
22/12/14

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 recomendá el sitio
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Santorini & Rodas

Integrando el ramillete de las Cícladas, ese tesoro que Grecia posee en el mar Egeo, está la isla de Santorini de belleza salvaje y origen volcánico, que adquirió su forma actual -una enorme pared de acantilado cortada en forma de media luna- al hundirse (1450 a.C.) en el mar la caldera del cono central del volcán que la creó.

Su encanto proviene del perfil de su costa que une un pequeño número de playas de arena oscura o guijarros (como Kamári o Perissá) y acantilados escarpados y rocosos, salpicados de huertos y viñedos.

En tales escenarios, donde hace unos 4000 años floreció una cultura similar a la de Micenas y Creta, se encuentran dispersos pequeños pueblos con bellas iglesias y monasterios de coloridas cúpulas, con sus casas blancas, de pequeñas ventanas y techos abovedados, desde cuyas terrazas es posible disfrutar de espléndidas vistas del Mar Egeo y hermosas puestas de sol.

Firá, al norte de la isla es su capital, fue fundada a fines del siglo XVIII, y está construida en forma de anfiteatro frente al volcán. Se comunica con su puerto, Skala Firón, 270 m más abajo, por un camino empinado y serpenteante.

La iglesia Agíos Minás es, con su campanario blanco y su cúpula azul, un símbolo inconfundible de la isla. Otros sitios para visitar son el Museo Arqueológico, el Museo Mégaro, la capilla Agios Stylianós y el campanario del Dómos.

Devastada por un terremoto en 1956, fue reconstruida y actualmente su centro bulle con la animación de sus mercados, bares y tabernas. Desde su plaza central parten autobuses al resto de la isla: Oía (11 km), Monolithos (9 km), Persia (15 km) y Kamari (13 km). Mesaria, a 4 km de Firá, está situada en el centro de la isla y del área productora de vino.

Oía, 11 km al norte de Firá, está construida sobre acantilados y alberga un diminuto y pintoresco puerto con típicos restaurantes donde prevalecen los platos a base de peces y frutos de mar, provenientes de su puerto Ammoúdi.

Entre los restos arqueológicos de la isla destacan las ruinas de la antigua ciudad doria de Tera sobre el promontorio de Mésa Vounó, en cuyos alrededores se encuentran las populares playas de Kamári, principal centro turístico de la isla, y Perissá con su playa de arena negra de 8 km de largo.

Otro importante sitio arqueológico es Akrotíri, restos de una antigua ciudad minoica maravillosamente conservados como consecuencia de haber estado sepultados más de 3500 años bajo toneladas de ceniza volcánica. En esta área se encuentra la conocida Playa Roja.

Rodas es la capital del archipiélago conocido como Dodecaneso. Fue fundada en el 407 a.C, convirtiéndose en uno de los principales centros comerciales del Mediterráneo. Dependió del Imperio Romano y de Bizancio, hasta la llegada en 1308 de la Orden de San Juan que construyó algunos de los monumentos más representativos y que le dan un aire medieval a la parte antigua.

Fue conquistada por los turcos en 1522, que legaron a Rodas sus mezquitas y bazares, y por los italianos en 1912, que embellecieron la ciudad con edificios administrativos y zonas residenciales. El puerto de la ciudad de Rodas es Mandrakí y se ubica en el centro de la ciudad.

Además de sus playas enmarcadas por bosques de pinos y sus paisajes salpicados de molinos de viento, la isla guarda atractivos como las ruinas de las ciudades dóricas de Lindos, Kámeiros, Yáliso, Petaloúdes (el valle de las mariposas), sus monasterios y castillos, etc.

Lindos mantiene un encanto particular siendo destino obligado de excursiones, que acuden a recorrer sus estrechas calles y tiendas de recuerdos. Son llamativos sus imponentes portales, los hermosos patios de las casas tradicionales, algunas de las cuales combinan los estilos bizantino y árabe. Imperdible la visita a su acrópolis, 125 m por encima del pueblo.

Faliráki es un centro turístico donde es posible la práctica de deportes acuáticos y con una animada vida nocturna. Koskinú con sus casas tradicionales y mosaicos de guijarros, Siána, típico pueblo de montaña, Archángelos y los monasterios Moní Skiádi, Moní Thárri y Moní Filérimos, completan la oferta turística de la isla.


Autor: Margarita Campbell